La cultura no debe ser objeto de estudio

Existe una frase de mi estimado genio de cabellos negligentes Albert Einstein que sirve como un brevísimo epítome del presente artículo: “If you can’t explain it simply, you don’t understand it well enough” (si no puedes explicar algo de forma sencilla, entonces es que tú no lo entiendes lo suficientemente bien); y si no lo entiendes lo suficientemente bien, no deberías opinar al respecto.

El término “cultura” tiene muchísimos, diría vulgarmente “hartos”, significados: un cultivo agrícola, un acerbo cognoscitivo de pensamiento crítico, una urdimbre de relaciones inter-personales; una programación mental de individuos que comparten símiles experiencias y contextos; un modus vivendi; una parafernalia casi “endémica”; una manifestación tradicional multi-disciplinar -artística, religiosa, industrial-; una guía de comportamiento corporativo; también es “reduccionista” y se aplica como sinónimo de nacionalidad, de grupo étnico, de identidad, de lenguaje, de género, de edad… y entonces ¿qué es en realidad la “cultura”?
Existen infinidad de estudios, positivistas, constructivistas, postmodernistas, blancos, rojos, negros, feos, guapos que basan todo su marco teórico en el concepto de ·”cultura” sin siquiera poder definirla, a priori y mucho menos a posteriori, de manera razonada y sin contradicciones. Las definiciones de “cultura” que normalmente se encuentran en la introducción de una publicación, son simples adaptaciones a conveniencia de cada singular estudio, que da soporte y coherencia a los resultados de sus respectivas investigaciones (pinches listos).
En el caso particular de la comunicación intercultural, campo que he estudiado en los últimos meses, me doy cuenta que es un ámbito de estudio fluido, irregular, ilógico y contradictorio. Retaría a cualquier estudiante, profesor o profesional a definir “comunicación intercultural” sin mencionar un contacto entre diferentes naciones, o personas pertenecientes a diferentes grupos étnicos; o que hablen diferentes idiomas; o que la definan de manera limitada,  “majaderamente” insuficiente, y ambigua. Inclusive algunos autores, como Holliday señalan que toda comunicación es intercultural, ya que cada individuo tiene un historial y un serie de identidades que negocia a través del proceso comunicativo. En este caso “cultura” tiene el valor semántico de  “bibliografía y bagaje identitario”; ergo, la cultura ¿lo es todo? y si es así, entonces no significa nada para mi y no merece ser estudiada tal cual.
Recientemente Jo Angouri, catedrática de la Universidad de West England en Bristol, está investigando el contenido de los cursos de comunicación intercultural impartidos a profesionales que deben mantener relaciones internacionales. Dichos cursos, siguen basando su pedagogía “intercultural” en la teoría “Hofstediana” (relativa a Geert Hofstede). Este despreciable holandés (lo odio, lo odio, lo odio… dix Madame Mim -la espada en la piedra, 1963) influyó  importantemente en evangelizar mundialmente el “escencialismo cultural”, una concepción determinística, endémica e inmutable de la cultura, identificada inherentemente con la macro categoría “nacionalidad”, y que ha prevalecido por más de 50 años. En otras palabras para Hofstede, la mayoría de los mexicanos se comportan igual; la mayoría de los italianos idem;  la mayoría de los egipcios, chinos, australianos, se comportan análogamente entre ellos, y así será hasta el fin de los tiempos. Angouri y otros autores, incluido su servilleta, oséase yo, criticamos fuertemente la concepción “Hofstediana”. Por tal razón en el caso particular de Angouri, espero sus resultados con ansias, me las ando hasta comiendo vaya.
Por otro lado lo verdaderamente importante, para un hombre de negocios, como preparación profesional ante un panorama internacional, no es la trillada “comunicación intercultural”, sino es adquirir información enfocada a los contextos político, económico, social, tecnológico y legal (PESTL) a tres niveles: nacional, regional y local. Este enfoque es generalizado y pluralmente aceptado actualmente por las empresas multinacionales.
A todo esto, ¿A poco no que sería más sencillo utilizar conceptos básicos, que no incurran en contradicciones polisémicas?. Por ejemplo, cuando se traduce una serie de televisión de inglés a español, tipo Los Simpson, no hay por qué llamarla una “adaptación cultural”, por qué no simplemente una traducción, traducción linguística, para los quisquillosos. Estoy consciente de que la traducción no es literal, y que existen ciertas modificaciones – relativas generalmente a una zona geográfica (los guiones de los Simpson en España y en México son diferentes)- para “empatizar” mayormente con el público- como el uso de personajes históricos/contemporáneos populares, o frases coloquiales; pero usar el término “cultura” nos lleva nuevamente a un reduccionismo drástico del mismo.
Otro ejemplo es en una junta de trabajo, entre un hombre blanco adulto con años trabajando en la empresa y una mujer, morena, joven, recién acoplada a esa compañía, ambos de diferentes nacionalidades; en caso de presentarse algún conflicto de ámbito comunicativo, y se nos solicita analizarlo desde un punto de vista “cultural” ¿a qué se lo vamos a atribuir? a la nacionalidad, al grupo étnico, al género, a la diferencia de edades, a la experiencia, a sus identidades, al contexto institucional… ¿a qué?
Como ya sé, que los tengo hasta la madre, concluyo diciendo que es importante que fragmentemos el término cultura en sus diferentes valencias semánticas, y que utilicemos cada una por su nombre en sus diferentes ámbitos correspondientes. Amasar tantos conceptos en uno sólo, hace que los estudios “culturales” sean meras falacias sin un sustento racional, “generalizadas” y con contradicciones asociadas.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s