Argentina me cambió como viajero

Mi primer viaje largo y sin compañía lo realicé a Argentina en mayo del 2014. Un día, sin pensármelo dos veces, reservé un vuelo a Córdoba donde vivía el único argentino que conocía en ese entonces: Nachito.

Argentina

Por supuesto que el taxista que me llevó del aeropuerto al departamento de mi amigo me cobró de más, fue la última vez que me dejé estafar de esa manera.

¿Un matecito, boludo? Fue lo primero que me dijo Nachito. ¿Conocés?

¡Pues sí, obvio! (la verdad es que no, mentí solo por convivir).

Sigue leyendo

Anuncios

Tierra del Fuego

Tierra del Fuego es un alternarse de contradicciones, aquí hay más agua que tierra, y hay más hielo que fuego. La pre cordillera nacida del dinamismo vigoroso de la tierra, ahora muestra sus cimas chatas por la erosión de los tiempos, con una vejez de flancos calvos, alopecia de verde, y aludes necios. Los Andes nuevos, adolescentes, resultan más afilados con menos años, y sus puntas como dedos largos acarician el cielo y lo ruborizan de rosa celeste. Los lagos con sus azules inéditos y espontáneos, nacen del predecible sudor glaciar de las montañas, y los vientos pesados y fríos, son como flechas de hierro que se clavan en el cuerpo a la velocidad del hielo. Hay bosques donde perderse es un reencuentro con uno mismo, y donde la aparente discontinuidad del tiempo lleva el ritmo de los pájaros carpinteros.
Hay también algunas flores que solo crecen en lo imposible y cadáveres de hojas naranjas bajo árboles verdes que nunca mueren. Y hasta en el final austral del mundo, se aprecia la perpetuidad de la vida, con criaturas marinas que se aparean en pedazos de isla, y dan a luz, en lo profundo de lo oscuro. Los atardeceres delirantes y las aves de rapiña son un constante recuerdo de lo efímero de la vida. Pero ante la aparente inevitabilidad de la muerte, los amaneceres de colores y las flores tercas de invierno, son la prueba más legítima sobre la inmortalidad del deseo. Tierra del Fuego es un alternarse de contradicciones, aquí hay más agua que tierra, y hay más hielo que fuego.

20140525-221616-80176041.jpg